6 Consejos para no sufrir con los baches.

huecos consejos palmira

Ante las difíciles condiciones que pueden tener las rutas, se han desarrollado los siguientes consejos para ayudar a los conductores y sus autos a sobrevivir a los baches.

1- Mira hacia adelante y baja la velocidad: Los baches pueden hacer daño, pero estar alerta al camino puede ayudar a evitar los peligros que se presentan. Mira hacia adelante, escanea potenciales baches y evítalos cuando puedas hacerlo de manera segura. “Si es imposible esquivar un bache y el conductor no lo puede evitar, lo recomendable es bajar la velocidad. Golpear un bache a mayor velocidad incrementa la probabilidad de dañar el vehículo”.

2- Cuidado con el agua: Bajo las pozas de agua que se forman pueden haber baches profundos. Después de la lluvia, lo mejor es evitar los charcos de agua ya que pueden ser un riesgo para los autos.

3- Corrobora la presión de los neumáticos: Inflar de manera apropiada los neumáticos pueden hacer una diferencia significativa al momento de pasar sobre un bache, por lo que es importante mantener la presión de los neumáticos recomendada por los fabricantes. “Si el neumático no tiene suficiente aire el bache puede producir una ruptura, y por el contrario, si está muy inflado el neumático este es incluso más susceptible de dañarse al pasar por un bache”.

4- Revisa tu vehículo: En el caso de golpear un bache, asegúrate de revisar tu vehículo inmediatamente para ver cualquier daño posible que pudiera haber afectado al auto. Evaluar de manera anticipada los daños del vehículo previene que estos se transformen en daños mayores en el futuro.

5- Saber qué buscar: Los baches no causan solamente daños en los neumáticos, sino que también pueden haber problemas en el sistema de escape o la alineación del auto. “Si el conductor siente que el vehículo está haciendo ruidos, se desvía hacia un lado o está operando de manera irregular, hay que asegurarse de llevarlo donde un profesional para ser asesorado y tener certeza de qué es lo que le pasa al auto”.

6- Prepárate: Asegúrate de tener un gato hidráulico o una llave dinamométrica en tu auto, y que la rueda de repuesto esté inflada con la presión adecuada, en caso de que necesites usarla.

Jorge Alberto Villegas Restrepo

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *